miércoles, 18 de julio de 2007

- ROJO Y NEGRO, de STENDHAL

A mi entender Rojo y negro se extravía en detalles irrelevantes y anecdóticos de tipo social, para confundir el auténtico significado de la novela en la psicología del protagonista Julián Sorés. Que Julián sea un personaje ambicioso no tiene nada de particular, su característica diferencial consiste en su sentido del valor y del honor, y ambos valore los une de forma inseparable. Ese concepto del honor y del valor hace que Julián aspire a mejorar en el escalafón social a través de la religión, ya que en esa época y al no haber un general tipo Napoleón, no se puede ascender con méritos reconocidos en las batallas. El mensaje de Stendhal es la creación de un personaje romántico y ambicioso que quiere cumplir con sus objetivos pero no a cualquier precio, su ascenso debe ser reconocido con honor hacia los demás y hacia si mismo se debe demostrar su valor.
Madame de Renal ama a Julián, pero a diferencia de otras novelas sus hijos cobran una importancia vital en la mente de Madame de Renal, la cual antepone la salud de sus hijos al amor de Julián, aunque con mucho dolor.
Es sorprendente pero válida dentro de la psicología social el cambio que experimental los compañeros de Julián en el seminario, de cuando es un simple seminarista ambicioso a cuando asciende a un cargo de cierta importancia, los seminaristas compañeros de Julián pasan automáticamente del desprecio a la adulación.
Leo con añoranza social esos consejos de padre experimentado que el abate Pirad da a Julián, consejos de cómo debe comportarse y actuar para no fracasar y escalar posiciones en el mundo hostil de la alta burguesía y, en definitiva, para tener unas normas de conducta dirigidas al interés propio de cada uno y que tan necesarias son. Que diferencia con los actuales educadores, cuyos consejos, en todo caso, tienen una dirección social de prácticamente nulo encaje en la psicología del joven, al cual no le hacen otra cosa que confundirlo. Capítulo 1 y 2 de la segunda parte.
En la página 340 se produce un error de traducción “¿su dirección, caballero? Le desprecio” en francés tendrá 6 palabras pero en español son solo 5.
En Julián el honor se funde con la hombría, con la súper hombría, Napoleón es un héroe para el protagonista. El sentido del honor y del valor llega hasta la consideración de la pena de muerte como un mérito a lograr “la condena a muerte, lo único que no se compra”.
En la vida de Julián, Matilde es el campo de operaciones experimentales, en ella, en su arrogancia burguesa consigue su victoria de honor y valor, a través de ella y sin abandonar su sentido de honor y valor llega a la posición social deseada, “amantes hay muchas, honor solo uno”. El otro camino el del mérito simplemente tiene un techo demasiado bajo para Julián, que es el que le corresponde por nacimiento en la época que describe la novela, sobre al año 1830 en Francia. Matilde por su parte reconoce en el sentido del honor y del valor que representa Julián un interés excepcional comparado con las personas burguesas que le rodean, a las que califica de vulgares, las cuales por tener una posición social acomodada no necesitan ejercer el sentido del honor y valor de forma tan palpable.
Interesante mención de la batalla de Farsalia, donde Julio César mando a sus soldados atacar a la cara de sus enemigos, los soldados de Pompeyo, porque como eran jóvenes agraciados y ricos patricios tendrían un especial miedo a quedar marcados en el rostro. Ni que decir tiene que Julio César venció en inmemorable batalla a su enemigo Pompeyo que huyó a Egipto, donde fue traicionado y decapitado.
En la página 444 aparece la frase “el amor cerebral es sin duda mas inteligente que el amor verdadero, pero solo por instantes conoce el entusiasmo”, idea preconcebida y errónea generadora de sufrimiento. El amor cerebral no existe, existe el amor y el cerebro que piensa, analiza, acomete y planifica para dar al amor todo su significado emocional y el sentimiento continuo de entusiasmo; el cerebro siempre al servicio del amor, el que se llama amor verdadero (no se bien si por el autor o por Matilde) es un amor que no puede desarrollarse al máximo porque no utiliza la eficaz herramienta del cerebro. Sería como decir que clavar un clavo con la mano es mas verdadero que hacerlo con un martillo, el hecho de clavar un clavo no cambia la eficacia del resultado es mucho mas satisfactoria si se hace con la herramienta martillo.
En la página 512 el autor llama “joven filósofo” a Julián, o es un simple recurso literario o el autor ignora que es ser filósofo.
El hecho de que por honor y valor, al ser delatado por su ex amante, a la que parece seguir amando, la asesine es algo que ni comparto, ni creo que se comparta actualmente. La comparación con los malos tratos a las mujeres, que llegan en muchos casos al crimen es inmediata. El propio hecho de que la víctima perdone e interceda por el asesino es nauseabundo, sin embargo en la novela es ensalzado.
Cosa bien diferente es la actitud que manifiesta Julián hacia la muerte, mejor dicho hacia la condena a muerte que por fin es ejecutada. En esa actitud si reconozco muestras de honor y valor.
El autor mezcla en alguna ocasión, el sentido del honor con el del deber. Creo que son dos conceptos totalmente diferentes, el primero es consciente, la conducta que genera es razonada y argumentada, se trata de no ser menos que nadie, de mantener la dignidad y de hacer todo lo posible por mantenerla, sin miedo al método elegido para mantener esa dignidad. Actuar por deber no tiene explicación lógica, no se sabe a que oscuros intereses actuales o pasados obedece, no existe el sentido del deber mas que en personas adoctrinadas por los interesados o por la tradición.
En Julián, el protagonista, se manifiesta de forma palpable la contradicción de quien queriendo ascender en el escalafón social, lo intenta apoyándose en los poderosos a los cuales desprecia profundamente. Julián necesita a los burgueses de la alta sociedad para conseguir sus ambiciosos propósitos, para ello no duda en hacerse sacerdote; sin embargo se cuida mucho de ser despreciado por ellos, y cualquier incidente lo magnifica, sometiéndolos a una crítica tan justa como cruel. El sentido de adaptación falta en Julián, no se acomoda a su situación de pobre protegido por los burgueses, quiere ser burgués a pesar del desprecio que siente por ellos, pero el camino no es fácil, es muy difícil conseguirlo en una generación. Lo habitual hubiera sido que se hubiera conformado con su situación privilegiada al amparo de los burgueses para los que trabaja, y en caso de descendencia iniciara acciones destinadas a su hijo, el cual ya no partiría de cero como lo hace el propio julián.
Para finalizar resaltar la idea principal que creo quiere transmitir el autor: Julián, el protagonista, es un trepa con honor, Julián quiere ascender en el escalafón social pero no a cualquier precio, sino mereciéndolo, con honor, y con continuas muestras de valor que prueben el merecimiento de sus éxitos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Este es un buen analisis ...
y muy buena critica ..
Me ayudo de mucho ¨
Leanlooo !!

Anónimo dijo...

pura basura especulativa , contextualicese y haga honor a una obra que si no es perfecta es apasionante en su concepcion y maravillosa en su forma . siglo diecinueve señor mio ,siglo diecinueve

Anónimo dijo...

amor cerebral se refiere al amor
aprendido (existe) habló figurativamente
Es la obra de arte mas tediosa que he leído pero aprendí muchisimo

Henry Palomino dijo...

Ninguna obra ha plasmado tan profundamente los detalles y ha dibujado tan magistralmente las pasiones y pensamientos. Sensillamente sthendal es el genio de lapasion y su novela es inmejorable